EMOCIÓN Y SENTIMIENTO DESDE LA BASE BIOLÓGICA DE LOS PENSAMIENTOS. - Soloinnove
was successfully added to your cart.

¿ES LO MISMO HABLAR DE EMOCIÓN Y SENTIMIENTO, CUANDO LO ANALIZAMOS DESDE LA BASE BIOLÓGICA DE NUESTROS PENSAMIENTOS?

La escena representada en la escultura de Botero, expresa claramente lo que es la valentía que se superpone al miedo que puede originar el que una bestia de semejante calibre y con actitud amenazadora se nos pare al frente.

Esta imagen me permite desarrollar un concepto del que quiero hablarles a continuación.

La pregunta natural que surge al ver la imagen es ¿Qué es el miedo? ¿Qué es la valentía? ¿Ambos son solo pensamientos? ¿Qué hay detrás de cada uno de estos pensamientos si los analizamos desde un punto de vista biológico? Es más, realmente la pregunta fundamental es ¿emoción y sentimiento son realmente sinónimos?, o ¿Existen diferencias fundamentales, si los analizamos sobre la base biológica que rigen estos procesos? Finalmente nos preguntamos ¿Nosotros podríamos encasillar este análisis solo en la “neuroquímica”? o ¿Estos son procesos mucho más complejos, integrativos y maravillosos de diseccionar a partir de la biología que subyace en ellos?

Para dar respuesta, parcial a varias de estas inquietudes me voy a referir a un libro bastante ameno de leer y el cual recomiendo. En este libro titulado En busca de Spinoza, Antonio Damasio, neurólogo de origen portugués, hace un análisis de forma brillante de estos conceptos, partiendo la neurobiología.

“Los sentimientos de dolor o placer, o de alguna cualidad intermedia, son los cimientos de nuestra mente. Por lo general, no apreciamos esta sencilla realidad porque las imágenes mentales de los objetos y acontecimientos que nos rodean, junto con las imágenes de las palabras y las frases que los describen, consumen una gran parte de nuestra atención sobrecargada. Pero allí están, sentimientos de una miríada de emociones y de estados relacionados, la línea musical continua de nuestra mente, el zumbido imparable de la más universal de las melodías que sólo se detiene cuando vamos a dormir, un zumbido que se transforma en una canción resuelta cuando nos embarga la alegría, o en un réquiem afligido cuando nos domina la pena.”(Fragmento tomado de “En busca de Spinoza” por Antonio Damasio)

Este fragmento, desarrollado por el autor, nos permite intuir que los conceptos de emoción y sentimiento se entremezclan y confunden en nuestra cotidianidad, mas no son lo mismo. De forma resumida y descrita por el autor,  y en especial para aquellos que no desean leer todo el contenido del libro, el define las emociones como “…acciones o movimientos, muchos de ellos públicos, visibles para los demás, pues se producen en la cara, en la voz, en conductas específicas”.

Las emociones, además,  pueden también identificarse a través de exámenes de laboratorio, midiendo los cambios de sustancias químicas en nuestra sangre o cambios en nuestra fisiología, es decir en cambios orgánicos cuantificables. De hecho, podemos reconocer al miedo, cuando se produce  el aumento de la frecuencia cardiaca que ocurre en nuestro cuerpo a consecuencia de la liberación de adrenalina (la hormona del estrés). También podemos monitorear estas manifestaciones orgánicas mediante exámenes como electroencefalogramas, resonancia magnética, etc. donde podemos evaluar los cambios que se presentan en los patrones de nuestras ondas cerebrales a consecuencia de la manifestación de una emoción.

Por otra parte, los sentimientos, Dionisio los describe como aquellos que “… están escondidos, como ocurre necesariamente con todas las imágenes mentales, invisibles a todos los que no sean su legítimo dueño, pues son la propiedad más privada del organismo en cuyo cerebro tienen lugar”.

“Las emociones se representan en el teatro del cuerpo. Los sentimientos se representan en el teatro de la mente”

Por mucho tiempo (podemos hablar incluso de siglos) los estudiosos del cerebro humano y sus funciones biológicas, fueron refractarios a fusionar los conceptos de cerebro y mente, o al menos de intentar acercar el cómo pensamos… a procesos biológicos que se dan orgánicamente, es decir, sustancias químicas, reacciones bioquímicas y otros procesos biológicos que llevan a cabo las comunidades celulares que conforman nuestro organismo. Sin embargo, aún en la actualidad, traducir a la neurobiología el concepto de pensamientos, sigue siendo un reto, ya que requiere romper diversos paradigmas de los científicos dedicados a las neurociencias.

Profundizar nuestra comprensión en la neurobiología de los sentimientos y las emociones que preceden a estos, nos permite acercarnos más a la respuesta, para muchos aún no muy clara, de: quienes somos; y ayuda a explicar un poco mejor como mente y cuerpo deben verse como una unidad totalmente integrada y articulada.

La comprensión de la biología de los sentimientos y sus emociones es materia de estudio de diversos científicos notables en la actualidad y representa el objetivo principal de esta serie de artículos.

Espero que a través de estos escritos, podamos, no solo entender mejor de que hablamos cuando decimos neurobiología de sentimientos y emociones, sino también, que quienes los lean, puedan desarrollar herramientas que les permitan alcanzar el dominio de sus emociones y sentimientos, y así podamos progresivamente convertirnos en individuos más seguros, plenos y exitosos, en el plano personal y profesional.

En una próxima entrega desarrollaremos un poco más en detalle la neurobiología de las emociones.

Dra. Karem Noris-Suarez. Bioquímica. Especialista en Medicina Regenerativa

En nuestros cursos y programas de coaching podrás encontrar más información de interés en el tema http://www.soloinnove.com/servicios/

Comentar

diecinueve − 4 =

Share This